La Celulitis, esa amiga indeseable.

Las mujeres solemos ser exageradamente  consciente de nuestra imagen corporal, hasta creo que todas nos entendemos cuando siempre nos quejamos de nuestro aspecto, y tal como dicen los hombres, siempre nos damos ánimo unas a otras, ¿es o no así?...además, de nuestra posición natural hacia la auto-conservación y nuestra preocupación casi que permanente, con los temas de bienestar, en general, por supuesto.

Tenemos que  hacer hincapié en preocuparnos por la celulitis en nuestros horarios diarios, no en el momento de la crema solamente.  El fenómeno de la celulitis daña la confianza de (según los estudios) casi el 90 % de las mujeres en todo el mundo, "de el mundo", !que se dice pronto!  y crea tal histeria que, aún las chicas jóvenes sienten terror cuando tienen que llevar  pantalones blancos o faldas ajustadas.  La pregunta, ¿Y si alguien puede echarle un vistazo a mis hoyuelos anti-estéticos y horrorosos?"...e internamente nos decimos, ¡No, horror!, es triste pero es cierto, y la mayoría de nosotras hemos estado allí.
Con el fin de contrarrestar la celulitis, y digo contrarrestar por que es parte de la evolución humana el que la mujer tenga un cuerpo grasoso, y la razón es que está preparado para mantener la vida, es decir, las grasas son devoradas por el cuerpo en tiempo de escasez, hambre, o cuando el feto echa reservas de los alimentos de la incubadora (madre); y siendo que es así, tenemos que entender que no somos las únicas en el mundo con este problema, sino que casi el 100% de las mujeres tiene este problema, pues es algo relativo a la evolución, y es lo mismo que el natural..."no me resulta atractivo" que sentimos las mujeres por los hombres obesos.  Algún hombre dirá que si el gordo tiene dinero nos daría lo mismo...bueno, eso también lo explica la historia de la evolución, y en parte es comprensible, por que la futura madre busca que el niño cuente con todos los medios necesarios para vivir bien, no solo para sobrevivir.  *** En lo personal me interesa más la ciencia que el entrar a temas casi que folclóricos.
Por tanto, se debe tener claro que no somos la única con este problema, y por supuesto, observar con
lupa, o mejor aún, ignorar por completo a los medios de (IN)comunicación, y es que es la falsiMedia la que ha convertido la celulitis en un monstruo de miles de cabezas, y cuya dolencia la sufren, incluso, los niños recién nacidos, que necesitan que sus madres tengan su grasita para que les "de" su buena leche nutritiva.  Lo importante es cómo nos deshacemos de la celullitis, o al menos, "controlarla" sin afectar a la salud natural.

Existen cuatro etapas en la celulitis,  y cada una de estas etapas requiere un tratamiento diferente.  Lo que todas estas etapas tienen en común es el hecho de que "quieras o no quieras" tienes que cambiar tu estilo de vida, ¡digo!, si quieres lucir cuerpazo y sentirte a gusto (por ejemplo, comer sano, hacer ejercicio con regularidad,  etc.)

  • Etapa 1:  Se puede notar la celulitis sólo si se aprieta la piel.  El tratamiento para esta fase de la celulitis es muy simple: "todo lo que tienes que hacer es comer saludable y asistir a sesiones de masajes "anti-celulitis".
  • Etapa 2:  la celulitis es visible cuando se cruzan las piernas y "se forman" trazas horizontales por encima de las rodillas o en la parte posterior de tus piernas, todo esto "sin forzar" la piel.
  • Etapa 3:  El aspecto de hoyuelos de la piel se hace ya visible en los abdominales, en el interior de los brazos, y como no,  ¡en las nalgas! .  La celulitis ya se ha convertido en severa .
  • Etapa 4:  Las áreas afectadas ya se vuelven dolorosas, y con el tiempo, la piel puede empezar a verse gravemente dañada.  Esta etapa se considera que es intratable, al menos de momento.
Llegamos a la conclusión de que, lo primero que se debe hacer es, identificar el tipo de celulitis que se padece.  Por lo tanto, se encuentran:
  • Celulitis blanda: se encuentra comúnmente en las personas obesas y en las personas sedentarias.  La piel tiene un aspecto flácido y la celulitis es visible al caminar.  La Celulitis blanda se puede tratar con ejercicios y cremas anti-celulitis.
  • Celulitis dura:  podría ser muy difícil de eliminar,  ya que las áreas afectadas se vuelven dolorosas al masaje.  La mesoterapia debería ser considerara como una buena búsqueda a la solución.
  • Celulitis edematosa (ralentización de circulación y acumulación de líquidos): es poco frecuente y difícil de tratar.  Se suele tratar con una combinación de masajes, envolturas corporales y cremas cosméticas.
Llegados a este punto, decirle a todas las mujeres, y entre todas nos entendemos con respecto a la celulitis, que, "si estamos motivadas, y si estamos decididas" sin duda alguna mantendremos a raya la celulitis.  Sin obviar, por supuesto, los programas biologicos que todos los seres humanos tenemos, y entre estos programas esta el programa "FAT", solo que este programa fue muy útil en épocas remotas, pero hoy día es casi imposible morirse de hambre. ¡Suerte y al toro!.

Entradas populares de este blog

La Humedad en el cuerpo según la medicina china.

Suspiros y "caídas de babas"

¿Es posible desintoxicar su organismo rápido y de una forma estable en el tiempo?