La aventura de cambiar tu vida.

La aventura de cambiar tu vida

Es común que una mujer sea extrañamente consciente del propósito de su alma, suena extraño, pero las evidencias así lo demuestran.  Esta capacidad de llevar a cabo sus mayores deseos, de contar con lo necesario y con el genio para lograrlo, ha sido oscurecido, obstruido y hasta evitado por una serie de factores.  El trabajo y su rol impulsado a través de los medios de comunicación, entre otras cosas, lo ha ido ocultando.  En parte su Norte ha sido oscurecido por la falta de amor propio o por falta de autoestima.  Se siente que las cosas son como son, y que hemos sido las mujeres las que hemos luchado para ir a trabajar fuera, tener niños, y trabajar, no solo en la calle, sino que también en la casa.

Para una mujer de hace no muchos años atrás era normal que fuese su esposo el que trajese el sueldo a casa, y con ese sueldo se pagaba la casa, la comida, los insumos, en fin, se pagaba todo, y todavía quedaba algo para ahorrar, así los niños estaban atendidos y todo estaba de acuerdo a un cierto orden, a una determinada forma de hacer las cosas.

Cierto es que escribir sobre esto me podría traer criticas muy fuertes de las feministas mas furibundas, pero no hablo de los logros de igualdad, hablo desde la perspectiva de una mujer española cuyos antiguos, al igual que los de la mayoría de esta nación, no podían votar, pero es que nadie podía votar, de un país con un pasado machista, apolillado, rancio, pero al mismo tiempo con un hombre que salía a trabajar para mantener su familia, que se quejaba poco, y que dormía a sus horas, y es exactamente lo que vivía en lo personal en mi casa.

En muchos casos es más que evidente que han sido los factores económicos de las élites quienes impulsaron a la mujer a trabajar fuera para que con el sueldo de la pareja se pagara una casa, y aún así, no se pudiese ahorrar ni poseer alguna propiedad.  Para que el asunto sea aún más sangrante, un alquiler en España es tan o más caro que pagar una hipoteca, que de por sí, es la más injusta, disociada, y demencial de Europa, por que los sueldos no están en consonancia con el costo de las cosas.

Retomando la línea inicial; muchos han escrito sobre la mítica búsqueda en la que estamos los seres humanos, y sobre todo las mujeres, que es lo que a mí me ocupa en este momento, es decir, la búsqueda de la heroína y la dama que anhela un príncipe azul, en ser una "Cenicienta", es en verdad un viaje interior tipificado con los mitos, mitos que siempre contienen en esencia algo inherente a la condición de "ser seres humanos" y de intentar entender cuál es el verdadero propósito de esta vida.

Estos temas cuasi metafísicos suelen siempre tener un propósito final, y es el que apunta a la heroína y sufrida cenicienta a conocerse verdaderamente a sí misma, algo como ser una reina, sacerdotisa, princesita, soldado abnegada, y hasta criada por el bien de todos, menos por su verdadera vida, pero bien podría comprenderse como el propósito, o puede que como el rol que tiene asignado como portadora de la esfera que contiene la vida.

Parte de este viaje a la "búsqueda" tiene que ver con el deseo de crecer, de expandirse. Puede ser un impulso que a menudo crea una sensación de incomodidad, de inquietud, y hasta de zozobra.  Algo está muerto, algo no funciona, lo presiento, es una idea que nos viene a muchas mujeres, y eso genera ansiedades que provienen del rechazo al concepto más que de sufrimiento o ansiedad.

Existe casi una necesidad, una especie de  anhelo a conectar con el Espíritu o con una verdad más profunda, posiblemente sea una necesidad colectiva desde hace millones de años.  Se siente como si la verdad más profunda buscase alguna expresión en el mundo para entenderla, y que solo se ha sido empujada lejos de esta verdad, hacia un mundo acondicionado con restricciones impuestas sobre él para impedir ver más allá de lo que el alma siente.  Por supuesto, estoy consciente que suena a metafísica, pero es que no lo veo de otra manera.

La primera etapa supongo que se debe a los destellos de la esencia fundamental acerca de quién se es y la razón por la que estar aquí, en el planeta.  Se recuerdan las aspiraciones infantiles, los sueños de la infancia que siempre nos acompañan y se identifican con repeticiones simbólicas arquetípicas, tal como hablaban Freud y Jung.  Si por ejemplo, se ha sido buena/o con los animales,  adorado a los niños,  la pintura (suena a jeroglíficos en cuevas). Estos puntos al que podemos considerar "fractales" son parte de un todo más grande me atrevo a afirmar.

Es posible que estas acciones infantiles es lo que crea al genio de los ordenadores, a los pintores dotados de magia, a los cantantes de Ópera, y así sucesivamente, es decir, perseguir el sueño infantil.  Es por tanto un sueño pequeño que se ha hecho grande y que ha impulsado a agitar el impulso y la búsqueda de la heroína de la que hablaba inicialmente.

Con todo esto llego a la conclusión de que la salud mental es algo muy importante en nuestra vida, y por supuesto, se debe tomar en cuenta lo que no vemos, por que lo que no vemos, sino que sentimos, es algo inherente a nuestra condición de "ser humano". 


Nota: me apetecía hablar de cosas más allá de lo típico:  "cabellos, obesidad, espinillas y similares" y sé que no es común hablar de las cosas del alma por que es una incógnita que siempre obviamos, tal vez para no parecer frikis, mas lo cierto es que forma parte de un todo al que los antiguos sabedores le llamaban Alma. 

Entradas populares de este blog

La Humedad en el cuerpo según la medicina china.

Suspiros y "caídas de babas"

¿Cómo cambia "lo ecológico" la cosmética?